La revolución colegiada de Francisco.

Para nadie es un secreto que la elección del Papa Francisco y sus primeros pasos en el pontificado han estado marcados por una revolución “copernicana” en todos los sentidos, desde gestos significativos, hasta nombramientos dentro de su equipo de colaboradores y la tal mencionada y esperada reforma de la curia romana.

El entonces Mons. Baldisseri después del Cónclave del Papa Francisco

Sin embargo, a pesar que todavía no hay un motu propio para eso, la reforma de la curia ya comenzó, y muestra de eso es la designación del Card. Baldisseri, secretario general del sínodo de los obispos y elevar a la dingnidad arzbispal el cargo de sub secretario, que en este caso es Mons. Fabio Fabene.

La historia entre Baldisseri y Bergoglio comenzó el mismo día del cónclave, según una antigua tradición curial, el papa recién electo le imponía su birreta cardenalicia al secretario del cónclave, el cual era incorporado al colegio de cardenales, sin necesidad de un consistorio ordinario público.

Dicha tradición había estado en desuso desde el cónclave de 1958 donde fue electo Juan XXIII, pero para sorpresa de muchos el mismo 13 de abril de 2013, Baldisseri apareció en el balcón de la logia de la Basílica de San Pedro con un solideo rojo, aunque su traje prelaticio fuese morado.

Por el momento, no fue incorporado al colegio de cardenales, en septiembre de 2013, el papa designó a Baldisseri secretario general para el sínodo de los obispos y envío al  arzobispo croata Nikola Eterović, quien había mantenido ese puesto desde el 2004 a la nunciatura de la República de Alemania. Pero la cercanía con Baldisseri no quedó allí y en el anuncio del primer consistorio el Papa Francisco, Baldisseri entró en la lista, nombramiento no común dentro de las tradiciones curiales.

El otro aspecto a resaltar de todas estas decisiones de Francisco es la re valorización del Sínodo de los Obispo, no como un apéndice de la curia, sino como un órgano consultivo y colegiado del gobierno eclesial, equiparado en sus responsables a las congregaciones, con un cardenal al frente, aunque no de prefecto, y un arzobispo como sub secretario.

Un Muestra más de la intención del Papa Bergoglio de comenzar una reforma colegiada de la curia, resaltando los espacios sinodales donde obispos y laicos en círculos de discusión, reflexión y debates, son escuchados para la búsqueda de una mayor comunión eclesial.

Rixio Portillo
@Rixiogpr

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s