Papa Francisco y la reforma de la Curia Romana (II parte).

En esta segunda entrega sobre la reforma de la curia romana quisiera precisar los cambios que introdujo Juan Pablo II en 1988 con Pastor Bonus la cual definió la curia que hoy conocemos e inclusive la continuidad en materia de congregaciones a la anterior reforma de Pablo VI en el 67.

Cardenales en San Pedro – Fuente: corriere.it


En este sentido, Juan Pablo II decidió mantener las nueve congregaciones y adaptó los nombres según sus funciones, como es el caso de la vida consagrada y sociedades de vida apostólica, la de evangelización de los pueblos (sin propaganda Fides) y la de la disciplina de los sacramentos antecedido por culto divino.

Donde si hizo cambios importantes fue en los secretariados que pasaron a denominarse pontificio consejos, en los que destacaría laicos, comunicaciones sociales y el de la cultura que en los últimos meses ha tenido una gran influencia con el atrio de los gentiles.

Sin embargo, previo al cónclave el comentario común fue minimizar el número de dicasterios, actualmente conformados de la siguiente manera: 9 congregaciones, 12 pontificios consejos, 7 comisiones pontificias, 2 comité pontificios, el sínodo de los obispos y otras oficinas administrativas propias de la Ciudad del Vaticano, las cuales suman más 30, lo que para cualquier administración podría resultar excesivo.

De allí que el consejo de cardenales ha propuesto, según declaraciones del Card. Madariaga (coordinador de la comisión), un moderador de curia, reducir las funciones del secretario de estado, que pasaría a llamarse secretaria papal como en tiempos de Pablo VI, y unificar algunos pontificios consejos en una sola congregación para los laicos en donde se incluya (laicos, familia, deportes, agentes sanitarios, la jornada de la juventud e inmigrantes) y otro pontificio consejo de justicia y paz, y cor unum.

Y resolver las funciones del pontificio consejo para la nueva evangelización, cuando en tiempo de Benedicto XVI la catequesis se trasladó de la congregación para la educación católica y se lo asignaron al naciente dicasterio presidido por Rino Fisichella.

Por último,  otra propuesta es la de trasladar los servicios informativos de la Santa Sede (Osservatore Romano, Radio Vaticana, Centro Televisivo Vaticano, Vatican Information Service, y la oficina de internet) en un único organismo con el pontificio consejo para las comunicaciones sociales; sin embargo lo más relevante es que hasta existe la posibilidad que alguno de los dicasterios sea presidido por una mujer, aunque actualmente sólo presidan las academias pontificias.

Sin embargo todos estos cambios son propuestas y habrá que esperar el año 2015 para conocer la curia romana que reformará Francisco, encomendándola seguro a San Damián (patrono de la primera iglesia reconstruida por il poverello d’Assisi).

Rixio G Portillo
@Rixiogpr

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s