La diplomacia de Bergoglio

Desde una antiquísima tradición la diplomacia vaticana se destaca del resto por sus principio de prudencia, respeto, seriedad y eficacia, la historia cuenta cientos de anécdotas de cómo fue formándose la representación diplomática de la Santa Sede, sin embargo los dos momentos principales más recientes fueron la firma de los Pactos Lateranenses (reconocimiento formal de la Santa Sede como un estado independiente a la República de Italia) en 1929 y el cambio de las internunciaturas a “delegados papales” y nunciaturas, este primer término había estado en desuso desde hace tiempo pero fue con el  Annuario Pontificio  del año 2000 donde se señala que “Todas las Nunciaturas están ahora dirigidas por Nuncios, dado que desaparecieron los Internuncios y no se nombran ya Pro-Nuncios” (Anuario Pontificio 2000  pp.1399-1430).

Seconda Loggia – Viaggi.virgilio.it

Sin embargo, la diplomacia Vaticana no depende únicamente de los expertos “nuncios” diplomáticos de carrera que asesoran al pontífice del momento, también se vale del carisma propio de éste y su incidencia en la relación política con otros jefes de estado.

El mejor ejemplo quizás es Juan XIII y su valioso esfuerzo entre Kennedy, Kruschev y hasta el mismo Castro para evitar una confrontación bélica que hubiese resultado catastrófica para la humanidad en 1962.

Otro ejemplo más reciente y cercano, al continente americano, fue la mediación de Juan Pablo II entre el conflicto Chile, Argentina e Inglaterra con la denominada “Conflicto de Beagle” entre la década de los setenta y ochenta, donde también se evidenció la astuta diplomacia vaticana para una salida negociada que se ajustara a las solicitudes de las partes.

En tiempos más recientes el papa Francisco ha revolucionado al mundo con la petición de oración entre los presidentes de Israel y Palestina en un esfuerzo común de pedir a Dios por la paz en el medio oriente; aunque el encuentro no es de carácter político  las implicaciones e interpretaciones están a la orden del día, muchos afirman que Bergoglio logró más con su visita a Tierra Santa de tres días, que Estados Unidos con más de 20 años de intentos “bélicos” de pacificación en la zona.

A pesar de esto, para Francisco en un poco más de un año al frente de la “diplomacia vaticana” no todas son victorias, el tema del continente americano sigue estando pendiente, Parolín no vendrá a Venezuela hasta resultados concretos de un diálogo que nunca tuvo las características de tal, quizás porque solo fueron incluidos comos “testigos de buena fe” es decir, veedores y no como mediadores para presentar propuestas para una negociación concreta.

Por otro lado está las aparentes buenas relaciones con Kichner, en el que se ha visto salpicado el jefe del protocolo de la diplomacia vaticana (Guillermo Karcher) al desmentir una carta del papa Francisco a la presidenta de Argentina, lo que hizo que el nuncio Emil Paul Tscherrig desde Montevideo en Uruguay, saliera a precisar que efectivamente el documento era auténtico, ¿error de comunicación?¿confusión del argentino jefe de protocolo?¿strike del nuncio?¿salvada vaticana a la casa rosada? El caso es que este es solo el comienzo de la revolución diplomática del papa jesuita.

Rixio G Portillo
@Rixiogpr

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s