El Continuará de las reflexiones sinodales

Así como una película, concluye esta primera fase del sínodo 2014 sobre la familia, la Santa Sede ha dado a conocer el texto de la “Relatio post disceptationem”, es decir la “Relación después de la discusión”, con la que comenzarán los trabajos en los círculos menos para la elaboración de unas conclusiones para la “Relatio Sinodaly” que será votada el 18 de octubre y posteriormente presentada al papa.

La prensa amarillista ha denominado la discusión como un debate entre conservadores y liberales, inclusive ha querido comparar al implacable Ottaviani con el Müller, para darle más dramatismo a la discusión.

Los temas polémicos del debate sinodal fueron resuelto de una manera reflexiva abierta y sincera, e inclusive hasta transparente, a pesar de que las críticas lanzadas por Müller es la limitación en el acceso a una versión integra de las participaciones en el aula sinodal.

Entre las novedades del documento se puede destacar:

La convivencia antes del matrimonio o solo uniones civiles: “acoger la realidad positiva de los matrimonios civiles y, reconociendo las debidas diferencias entre las convivencias”. Partiendo del reconocimiento de lo “positivo” y las “diferencias” en la convivencia.

Sobre los divorciados vueltos a casar: “Con respecto a la posibilidad de acceder a los sacramentos de la Penitencia y de la Eucarística, algunos han argumentado a favor de la disciplina actual en virtud de su fundamento teológico, otros se han expresado por una mayor apertura a las condiciones bien precisas cuando se trata de situaciones que no pueden ser disueltas sin determinar nuevas injusticias y sufrimientos. Para algunos, el eventual acceso a los sacramentos debe ir precedido de un camino penitencial –bajo la responsabilidad del obispo diocesano-, y con un compromiso claro a favor de los hijos. Se trataría de una posibilidad no generalizada, fruto de un discernimiento actuado caso por caso”.

Y sobre las uniones del mismo sexo la modificación es de forma y de lenguaje pero no de fondo: “La cuestión homosexual nos interpela a una reflexión seria sobre cómo elaborar caminos realísticos de crecimiento afectivo y de madurez humana y evangélica integrando la dimensión sexual: por lo tanto se presenta como un importante desafío educativo. La Iglesia, por otra parte, afirma que las uniones entre personas del mismo sexo no pueden ser equiparadas al matrimonio entre un hombre y una mujer. Tampoco es aceptable que se quieran ejercitar presiones sobre la actitud de los pastores o que organismos internacionales condicionen ayudas financieras a la introducción de normas inspiradas a la ideología gender”.

Ya este primer documento da ciertas líneas pastorales de lo que será el documento conclusivo de esta primera fase 2014, el 2015 traerá consulta y seguramente más polémica y debate.

Rixio G Portillo
@Rixiogpr

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s