Renuncias y reformas, Francisco acelera el paso

La Sala de Prensa de la Santa Sede dio a conocer la nueva normativa en materia de renuncias para los obispos titulares de las diócesis, los jefes de las dicasterios de la curia romana y los miembros de los mismos.

Papa Francisco caminando en las calles del Vaticano

El texto publicado es un re-escrito “ex audientia SS.mi”, es decir, un dictado tomado de una reunión con el papa Francisco, por el Secretario de Estado el cardenal Pietro Parolín, con indicaciones precisas sobre el procedimiento de las renuncias de los diferentes cargos, según lo establecido en las normas del Derecho Canónico.

La novedad en el texto es el artículo cinco donde expresa que “la Autoridad competente considerará oportuno pedir a un obispo que presente su renuncia al oficio pastoral, después de haberle dado a conocer los motivos de dicha petición”, es decir, el papa podría solicitar la renuncia a un obispo diocesano antes de que cumpla la edad canónica de 75 años, por motivos explicados al prelado.

Los casos más reciente de la solicitud de renuncia solicitada por parte del papa antes de la edad canónica a obispos, son la del Obispo de Limburgo Franz-Peter Tebartz-van Elst en 2013, y en Paraguay el polémico Rogelio Livieres, miembro del Opus Dei y titular de la Diócesis de Ciudad del Este en 2014.

Ya en en el Derecho existía esta prerrogativa por parte del papa de solicitar la renuncia a un obispo, e inclusive el indicado para explicar al prelado las razones recaerían, en la mayoría de las veces, en el Prefecto para la Congregación para los Obispos o un delegado específico del Pontífice.

Otro aspecto a considerar en el nuevo documento legislativo eclesial, es en el apartado de la renuncia y las funciones a cargos en organismos nacionales, donde se establece que al ser aceptada la renuncia presentada por el papa a la titularidad de la diócesis cesa en sus funciones de todos los encargos, inclusive asignaciones específicas como es el caso de las conferencias episcopales; todo esto para evitar que un obispo se encuentre en una sede más tiempo del establecido en espera del cierre de un periodo en la presidencia de la conferencia; en Venezuela el caso más directo es Mons. Diego Padrón que en mayo del año en curso alcanzó los 75 años, a meses de concluir el  mandato como presidente de la CEV.

Por último para los jefes de dicasterios que son cardenales  la edad para la renuncia se mantiene en los 75 como la de los obispos, y a los miembros de estos, es decir, los “no cardenales”, la edad para la renuncia se establece en los 80 años.

Estas normas ya existían, pero el resaltarlas a meses de la reunión del G9 para la reforma de la curia romana, forman parte del acelerador de cambios de Francisco en el engranaje Vaticano.

Rixio G Portillo
@Rixiogpr

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s