El efecto Francisco en la política del continente

Papa Benedicto XVI en la Plaza de la Revolución
La providencia divina en marzo de 2013 no solo sopló para una primavera en la Iglesia, fue uno de esos aconteciendo que cambió la historia para siempre, la elección del Papa Francisco fue considera como una bocanada de aire fresco a la ya compleja imagen de la Iglesia, sin embargo varios pensaron en las implicaciones políticas de esa elección.
Inclusive a horas del fenómeno Bergoglio en el sede petrina, se pretendió vincularlo a la dictadura argentina en la década de los setenta, por supuesta denuncia de dos sacerdotes encarcelados. Sin embargo la misma Compañía de Jesus desmintió el hecho y no faltó quien echó la responsabilidad del rumor al gobierno de Cristina Kichner.
Bergoglio de cardenal fue de bajo perfil en el plano político y los pocos pronunciamientos que hizo eran en contra de los problemas sociales, la corrupción, la injusticia y desigualdad, nunca fue recibido por la presidenta argentina e inclusive los actos de la independencia nacional fueron trasladados a la Catedral de la Plata para no toparse con el cardenal jesuita.
Hoy la historia es otra, entre la Santa Sede y Argentina hay una relación que al parecer es respetuosa, aunque no han faltado los desencuentros, como el episodio de la felicitación del papa a la presidenta, negada y confirmada por las nunciaturas de Buenos Aires y Monte Video.
Sin embargo, el mismo día que el pontífice cumple los 78 años se sorprende al mundo por la vinculación del Bergoglio en las conversaciones entre Estados Unidos y Cuba para restablecer relaciones diplomáticas. Los origines son conocidos por todos, Juan XXIII evitó el fuego y un escenario bélico en 1962 entre Cuba Rusia y Estados Unidos, y se negó a cerrar la nunciatura en La Habana a pesar de que varios sacerdotes y obispos cubanos fueron expulsados como es el caso de Mons. Eduardo Boza que terminó refugiado en Venezuela.
Luego Juan Pablo II en 1998 pisó la misma Cuba y lanzó el fuerte llamado “Que Cuba se abra al mundo y que el mundo se abra a Cuba”, años después se celebraba por primera vez en 50 años la Navidad en la isla y se permisaba manifestaciones públicas de fe.
Con Benedicto XVI los pasos se siguieron dando, la misión Salesiana en Cuba es una de las más desarrollada y  el cardenal Tarcisio Bertono visitó varias veces la isla donde pudo conocer de primera mano los sufrimientos del pueblo cubano, y fue así cuando en marzo de 2012 se concretó la visita del pontífice, donde escuchó las fuertes palabras de Mons. Dionisio García en la misa en Santiago, el mismo obispo que se negó a saludar al presidente Raúl Castro.
Y ahora el Papa Francisco, a casi dos años de pontificado, interviene nuevamente y es el Vaticano, el lugar donde se sientan en medio de las discusiones sinodal es en el mes de octubre, la delegación de ambos países para establecer relaciones, es interesante la mención que hace el mismo comunicado de la Santa Sede sobre “cuestiones humanitarias” que siguen siendo el talón de Aquiles de la dictadura castrista.
La historia se está escribiendo en estos días, faltará ver los frutos de la providencia, mientras se seguirá estudiando la geopolítica de la diplomacia más antigua y efectiva del mundo.
Rixio G Portillo
@Rixiogpr
Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s