La reforma de la curia de Francisco no será inmediata

Reunión de Cardenales en Aula Sinodal – Fuente Vida Nueva.Es

Entre el 12 y el 13 de febrero ha tenido lugar en Roma una reunión general de cardenales de todo el mundo para tratar el tema tan mencionado y comentado en los últimos meses, desde la elección del Papa Francisco, la reforma de la curia romana.

Con la participación de 165 cardenales, el Consejo G9 que asesora al Papa en esta materia tenía la tarea de presentar el adelanto de los trabajos y la nueva propuesta de la organización de la curia, la cual ya había sido previamente consultada a los jefes de dicasterios en noviembre del año 2014.

En síntesis la propuesta seria la unificación de varios Pontificios Consejos y la creación de dos grandes nuevas Congregaciones que pueda absorber dichos asuntos; como caso específico una Congregación para los Laicos, Familia y Vida, que se agrupe (Laicos, Familia, Agentes Sanitarios, algunas academias y comité pontificios).

 

La otra seria la Congregación para la Caridad, la Justifica, la Paz y Medio Ambiente, de rango muchos más amplio acogería (Justicia y Paz, Cor Unun, Pastoral de Inmigrantes, y la Academia para las Ciencias Sociales).

También se conoció la posibilidad de unificar la Congregación para la Educación Católica con el Pontificio Consejo para la Cultura, según la misma tesis del Cardenal Gianfranco Ravasi de generar un gran “polo cultural” en la Santa Sede, que incluya los órganos administrados por la Secretaría de Estado y la Sección de Asuntos Internos (Biblioteca Apostólica, Archivo Secreto y Museos Vaticanos).

Se desconoce si en esta amplia unificación desaparecerían todos los Pontificios Consejos, determinando únicamente como dicasterios a las congregaciones; en este sentido habría que resolver el traslado de los Pontificios Consejos de Unidad de los Cristianos, Dialogo Interreligioso, de los Textos Legislativos, y el de Comunicaciones Sociales, este último tiene un proceso de revisión a parte al G9, quienes también conocieron el avance de ese procesos el día 10 de febrero.

La primera limitación en este escenario seria para algunos de tipo jurídico, aunque el Derecho no establece el tipo de dicasterios, la Constitución Pastor Bonus de Juan Pablo II, si lo hace, de allí que sería importante recordar que las dos últimas reformas en el curia respondieron a situaciones concretas de funcionamiento, en el caso de Montini la adaptación de esta al Vaticano II, y en el caso de Wojtylaal Código de Derecho Canónico de 1983, sin embargo, el tiempo de ese nuevo proyecto de curia, que es la que conocemos actualmente, fue un proceso largo, que incluyó dos consistorio de cardenales, consultas a los mismos dicasterios, a las conferencias episcopales y a una comisión específica de juristas quien redactaron y afinarlo el texto para su publicación en un proceso que se tardó más de cinco años en 1988.

De tal manera que la reforma de la Curia en tiempos de Francisco no debería ser tan inmediata, aunque los cambios sí podrían darse de manera acelerada, el mismo Benedicto XVI creó un nuevo Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización sin necesidad de modificar la Pastor Bonus, y el mismo Bergoglio creó la Secretaría para la Economía, con el traslado de funciones de la Secretaría de Estado, en un acto legislativo autónomo como Romano Pontífice, este segundo dicasterio según el mismo Federico Lombardi se encuentra funcionado sin una normativa o estatuto propio, de allí que buena parte de la reunión del G9 en el mes de febrero, los ocupó este asunto.

Sobre la hipótesis de la desaparición de los Pontificios Consejos la discusión se centra en la finalidad y misión de cada dicasterios, por función las Congregaciones tienen “congregaciones” o reuniones semanales con sus miembros, y dictan normas e instrucciones de manera precisas en temas específicos, es lo que derecho determina como “potestad de régimen”.

Por otro lado los Consejos Pontificios tienen un alcance más pastoral que de gobierno en sí, sus reuniones son “asambleas” que por lo general son anuales y la mayoría de sus miembros no residen necesariamente en Roma, son consultados sobre tema y hacen más reflexiones pastorales que actos de magisterio.

En este punto el mismo Cardenal Gerhard Müller declaró que no era posible el traslado de competencias doctrinales a los pontificios consejos ni a las conferencias episcopales, y esto debido a su misma naturaleza pues son un cuerpo colegiado de acción pastoral en cada país, pero no de gobierno sobre ninguno de los ordinarios que las conforman.

De allí que la discusión entre los cardenales también se centró en la “sinodalidad” y la “colegialidad”, desde la perspectiva teológica de la curia en su servicio al romano pontífice, a la iglesia universal y a las iglesias particulares.

Por ahora habrá que esperar la reunión del G9 en abril para conocer las respuestas a los asuntos pendientes, aunque el proyecto de reforma tiene fecha de 2016, quizás primero vendrán los cambios y luego el establecimiento de una nueva constitución.

Rixio G Portillo
@Rixiogpr

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s