A Roma y al Mundo

Papa Francisco desde la Logia de la Basílica de San Pedro

Ya es tradicional que al cierre de las dos celebraciones más importantes del ciclo litúrgico el Santo Padre realice la Bendición “Urbi et Orbi” durante los días de navidad y pascua, con un mensaje que pueda iluminar la realidad temporal en la vivencia del misterio de luz que contemplan los cristianos en esa fecha, la cual la imparte desde la logia central de la Basílica de San Pedro.

La Bendición Urbi et Orbi, es un rito antiguo en la Iglesia la cual data aproximadamente del siglo XIII, del cual se cree que fue incorporado al protocolo de la elección papal en época de Gregorio X, consiste en una bendición “especial” en el que el romano pontífice ofrece a los fieles la indulgencia plenaria y la remisión de los pecados, según la normativa misma de la Iglesia.

Estuvo en desuso durante unas décadas en el siglo XIX con motivo de la invasión de Roma en 1870 hasta febrero de 1922 cuando el Papa Pío XI en el mismo día de su elección impartió a todo el orbe cristiano su bendición apostólica con la fórmula “Urbi et Orbi”.

De allí se hizo costumbre que posterior al anuncio del “Habemus Papam” el nuevo pontífice imparta la bendición, en este sentido, el protocolo no incluía un discurso como tal, sin embargo no fue sino hasta 1978 cuando Juan Pablo II en el “tramonto” del día se elección, dirigió sus primeras palabras en un italiano trastocado por el idioma polaco.

Anteriormente Pablo VI solo se había limitado a la bendición en el momento de su elección y en el caso del Papa Luciani no fue sino hasta el día de su ingreso a la Basílica San Juan de Letrán que desde la logia dirigió su primer saludo.

Benedicto XVI impartiendo la Bendición Urbi et Orbi

Con Benedicto XVI la Urbi et Orbi no sufrió mayores cambios, únicamente en los paramentos litúrgicos que portaba el pontífice, en unas ocasiones apareció con los ornamentos propios de la celebración de la misa, en otra oportunidad con capa pluvial, mitra y báculo; y en el último año de su pontificado con el hábito coral vistiendo la muceta de armiño; por su parte Francisco no ha utilizado en ninguna oportunidad el traje coral, y normalmente solo usa la estola pontificia para el momento específico de la bendición.

Durante sus seis bendiciones Urbi et Orbi, el tema central del mensaje de Francisco ha sido la Paz, un llamamiento común para Medio Oriente, África y Asia, una denuncia contra el trato de personas y en dos oportunidades ha mencionado las víctimas del tráfico de drogas, flagelo cercano a la realidad latinoamericana, también denunciado la violencia infantil e inclusive la explotación inicua de la naturaleza y los recursos naturales.

Como lo dice su nombre la Bendición Urbi et Orbi está dirigida a Roma y al Mundo con lo que el Sucesor de Pedro ejerce su pastoreo sobre la ciudad eterna y todo el orbe haciendo vivas las palabras de Jesús a Pedro “Apacienta a mis ovejas”.

Rixio G Portillo
@Rixiogpr

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s