Tolerancia cero a obispos negligentes 

Obispos – Fuente Eurcom.org

La vigilancia para evitar abusos contra menores, es y seguirá siendo una de las prioridades del pontificando del Papa Francisco, posterior al escándalo que le tocó enfrentar a Benedicto XVI en el año sacerdotal la política de tolerancia cero sigue teniendo nuevas ramificaciones e incide en diferentes niveles de la vida eclesial.

En febrero de este año el mismo Bergoglio envió una carta a los presidentes de las conferencias episcopales del mundo para que asumieran la responsabilidad de la vigilancia, pero ese solo fue el primer paso en poner a los obispos en el ojo del huracán.

Luego vinieron una serie de denuncias, algunas con fundamentos y otros sin el, el caso  quizás más emblemático en los últimos meses fue del obispo de Osorno en Chile, hasta la desmentida acusación contra el Cardenal George Pell por ocultar a sacerdotes pederastas en Australia.

Sin embargo, hasta los momentos los obispos encontrados culpables de ocultar pederastas solo eran apartados del cargo o inclusive trasladados a encargos mas honoríficos que pastorales como fue en tiempo de Juan Pablo II con el polémico Bernard Francis Law que se mantuvo por un buen tiempo como Arcipreste de la  Basílica Santa María la Mayor en Roma, posterior al escándalo de Boston en Estados Unidos.

Casualmente el sucesor de Law el Cardenal O’Malley miembro del Consejo de Cardenales ha propuesto la creación de una nueva instancia judicial para juzgar la actuación de los obispos en relación al manejo de las denuncias de abusos contra menores, los cuales según la circular del pontificando son los “responsables de la vigilancia”.

Según lo acordado por el Colegio de Cardenales el 10 de junio de 2015, el ente seria un apartado de la misma Congregación para la Doctrina de la Fe y se encargaría de examinar las denuncias de abuso en el oficio ordinario de los obispos en función de los casos de sacerdotes pederastas de su clero.

Dicha sección judicial debería estar en manos de un secretario que en conjunto con un Tribunal Apostólico procesaría las denuncias y en conjunto con el prefecto debería emitir las sentencias que serían presentadas al pontífice para su ejecución.

Palazzo del Santo Ufficio – Vaticano

Con esta propuesta, Ad Experimentum por cinco años, la Congregación para la Doctrina de la Fe, tendría la Feria IV, un especie de colegio general con 28 miembros aproximadamente, con reuniones periódicas los días viernes; el “Colegio Interno”  para examinar los recursos de eclesiásticos por denuncias de “delicta graviora” , creado en noviembre de 2014 para mejorar la eficacia de los procesos de la Feria IV, estos examinarían las apelaciones de los eclesiásticos procesados en la primera instancia (Feria IV); y ahora esta nueva Sección Judicial para procesar las denuncias contra los obispos negligentes frente a las acusaciones.

Estas tres secciones dentro del campo disciplinar que forma parte de sus competencias formales de la Congregación para la Doctrina de la Fe, según la Pastor Bonus: doctrinal, disciplinar y matrimonial, a esto se une la colaboración del cardenal prefecto a la Pontificia Comisión Bíblica, la Pontifica Comisión Teológica Internacional y la Pontificia Comisión Ecclesia Dei, las cuales preside.

Por ahora los obispos no solo deberán ser vigilantes ante los abusos contra menores sino cuidadosos en las medidas a tomar pues por cualquier error en la política de tolerancia cero, puede llevarlos a ser procesados también canónicamente.

Rixio G Portillo
@Rixiogpr

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s