Strike comunista a la diplomacia de Bergoglio

Todos esperaban alguna polémica en el primer viaje del Papa Francisco a Latinoamérica, ya fuese por una palabra del pontífice o por algún gesto discordante de los presidentes, inclusive el mismo discurso de Rafael Correa, para algunos fue sumamente discordantes, en promover la vida y la familia, y días atrás apoyar los derechos de la comunidad de homosexuales, al identificarlos en los documentos civiles dentro de Ecuador, sin mencionar sus diferencias con los medios de comunicación y la libertad de prensa.

Sin embargo, la nota disonante en el histórico viaje del Papa Francisco a Latinoamérica fue el regalo que le obsequiará el presidente de Bolivia Evo Morales, en su visita y encuentro de bienvenida, posterior a imponerle una orden honorífica, este, sacó de una pequeña caja un crucifijo clavado en la hoz, propia del signo del comunismo, al que el pontífice en un tono muy bajo y visiblemente desencajado respondió: “esto no está bien”.

Los obsequios entre jefes de Estados, no son espontáneos, normalmente son acordados entre ambas delegaciones, y más cuando se trata de un Papa, por lo que el gesto provocativo de Morales, no es más que un pequeño inconveniente en la maquinaria diplomática de Parolín y del nuncio en Bolivia, Giambattista Diquattro.

Morales fue quizás osado pero atinado, el mismo Papa viajó a Bolivia para rendir homenaje al sacerdote jesuita Luis Espinel asesinado en 1980, y quien había realizado una cruz similar como símbolo de su servicio de defender con la vida, a los más pobres, marginados e indefensos.

Pero la polémica no quedó allí, el centro del viaja papal era el segundo encuentro de los movimientos populares en Bolivia, en el que el mismo presidente Morales, con una chaqueta con el rostro del Ché Guevara en el pecho hizo un discurso de más de treinta minutos, haciendo gala de su alto contenido ideológico marxista en contra del imperio y del capitalismo, bajo la mirada seria y reservada de algunos miembros del séquito papal.

La respuesta del pontífice no fue pensada para el mandatario boliviano, inclusive era poco probable que modificará el discurso previamente redactado, por lo que Begorglio resaltó el esfuerzo de los pueblos originarios y los movimientos sociales para un cambio, y pidió perdón en nombre de la Iglesia por las muertes de los indígenas en el proceso de conquista de América.

Someramente asomó el riesgo del cambio de estructura, sin un cambio real de corazón e intención en lo que “termina a la larga o a la corta por burocratizarse, corromperse y sucumbir”, así como “remplazar la ansiedad por ocupar todos los espacios de poder disponibles y ver resultados inmediatos”.

Otro aspecto llamativo fue la frase del pontífice sobre el análisis social, lo cual “Ni el Papa ni la Iglesia tienen el monopolio de la interpretación de la realidad social ni la propuesta de soluciones a los problemas contemporáneos”, aunque solo mencionó la Doctrina Social de la Iglesia para subrayar la dimensión del destino universal de los bienes, quien seguramente es una vía para iluminar esas mismas realidades sociales.

El discurso del Papa Francisco seguramente tendrá varias reacciones dentro y fuera de la Iglesia, aunque todo deja indicar que la astuta diplomacia vaticana ha dejado por esta vez instrumentalizarla la figura del Papa, en medio de una discusión ideológica partidista del continente, que para muchos puede resultar ser anacrónica.

Rixio G Portillo
@Rixiogpr

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s