Nuncio apostólico: “El Papa Francisco desea venir a Venezuela”

En entrevista exclusiva Mons. Giordano habló de la relación con el gobierno y su participación en la mesa de diálogo del año 2014. 

Rixio G Portillo
@Rixiogpr

A finales del año 2013 el Papa Francisco designó a Monseñor Aldo Giordano como su representante diplomático ante el gobierno de Venezuela, y como el enlace permanente entre las Iglesia católica en el país y la Santa Sede. El prelado nació en Cuneo, Piamonte – Italia, en donde también se formó como sacerdote y comenzó sus primeros pasos en la en la animación política, social y cultural en las diferentes iniciativas pastorales de su diócesis de origen. 

Mons. Aldo Giordano - Foto Prensa UNICA
Mons. Aldo Giordano – Foto Prensa UNICA

 

En su tiempo en Venezuela ha visitado todas las diócesis del país e inclusive los lugares más remotos del territorio nacional, siempre con una cálida sonrisa en su rostro, que lo caracteriza, y la mejor disposición para escuchar a todo aquel que se le acerca en los diferentes encuentros públicos que sostiene. 

Es filósofo, con un doctorado sobre Nietzsche de la prestigiosa Universidad Gregoriana de Roma, y durante muchos años fue profesor de filosofía, ética y cultura en la Escuela Interdiocesana de Estudios Teológicos en Cuneo y escritor de diferentes libros sobre el cristianismo en Europa. 

Con un amplio perfil académico fue nombrado Nuncio Apostólico en Venezuela, por ello, y con motivo de su visita a la Universidad Católica Cecilio Acosta en Maracaibo, conversamos sobre su visión de la Iglesia en el país, la relación con el gobierno y los desafíos de ser embajador en la era de Francisco, el primer Papa latinoamericano. 

¿Cómo fue su ingreso al trabajo diplomático en la Santa Sede, pues viendo su perfil, se desarrolló en funciones más pastorales y académicas?

Yo vengo del norte de Italia, trabajaba como profesor de filosofía, y siempre me interesó el tema del cristianismo en Europa, probablemente por eso en 1995 fui elegido como Secretario General del Consejo de la Conferencia Episcopal de Europa, lo que me brindó la oportunidad de visitar los 47 países de Europa  y establecer una relación estrecha con los episcopados de Asia, África y América.

¿Cuál fue su primer encargo propiamente diplomático ante la Santa Sede?

Esta experiencia europea e internacional, fue ya en parte diplomática, y abrió las puertas para mi siguiente nombramiento en el año 2008, por parte del Papa Benedicto XVI, quien me designó como Observador Permanente de la Santa Sede ante el Consejo de Europa en Estrasburgo, fue así como ingresé a la diplomacia vaticana, aunque a pleno título no fue sino hasta el año 2013 con mi nombramiento de Nuncio Apostólico en Venezuela.

¿Cómo recibió la noticia sobre su misión en Venezuela, conocía algo del paíss previamente?

Nunca había estado en Venezuela, conocía un poco la Iglesia por las relaciones que por muchos años mantuve con el CELAM (Consejo Episcopal Latinoamericano), y en el año 2007 participé en la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, en la ciudad de Aparecida en Brasil.

Como todas las cosas en mi vida, el nombramiento como Nuncio Apostólico en Venezuela fue una gran sorpresa, sustituir como representante del Papa al actual Secretario de Estado, el Cardenal Pietro Parolín, era un arduo desafío.

¿Cómo le fue comunicada la noticia de la nunciatura en Venezuela?

Cuando me dijeron que este encargo era un deseo personal del Papa Francisco, acepté con serenidad, aunque estaba consciente de mis límites: el no conocer el país, la debilidad del idioma español, la experiencia diplomática aprendida en el terreno europeo. Sin embargo, la realidad que me dio más confianza fue que Cristo resucitado me precedía; y me esperaba en Venezuela,  me decía: «no temas». De allí que escogí como lema episcopal “Cristo Resucitado los procede en Galilea. Esta frase me ha guiado a lo largo de mi vida y siempre me ha dado una luz especial.

nuncio_1
Mons. Aldo Giordano en la Universidad Católica Cecilio Acosta – Foto Prensa UNICA

Su llegada al país fue en un momento difícil, social y políticamente hablando, se ha comentado mucho de lo infructuoso de esa mesa de diálogo en la que la Santa Sede participó como testigo de buena fe, ¿Cuál cree usted fue el resultado más importante?

Soy el representante del Papa Francisco, él es reconocido en el mundo entero como un protagonista de paz y repite siempre que los pueblos no merecen nunca la violencia, sobre todo pensando en los niños y los jóvenes. El Santo Padre cree que las personas tienen la capacidad de afrontar los problemas con vías no violentas, el camino es el diálogo, que requiere fe y paciencia, ya que es la única vía.

A pesar de no llegar a ningún acuerdo ¿cuáles beneficios se pudieron sacar de esa primera experiencia en el paíss?

No entiendo mucho a quien juzga el diálogo infructuoso, no está en nuestras manos calcular los frutos del diálogo. El verdadero diálogo en sí es el resultado. Me gusta repetir que será en el paraíso cuando sabremos si el diálogo entre oposición y gobierno del año pasado evitó más sangre en las calles de nuestro querido país Venezuela. La situación estaba muy tensa y el riesgo de la explosión de la violencia estaba presente. Yo no veía otra alternativa seria, que no fuese el diálogo.

¿Cómo está la relación entre la Santa Sede y Venezuela? ¿Qué balance hace del tiempo recorrido? 

Las relaciones entre la Santa Sede y Venezuela son transparentes y constructivas, el nuncio es el representante del Papa ante el gobierno de un país y su primer servicio es el de la paz y el bien común del pueblo. Ahora, también el nuncio es el representante del Papa delante de la Iglesia en el país,  por ello, yo aprecio mucho la fraternidad que los señores obispos me demuestran, y el gran afecto del pueblo venezolano. En casi año y medio he visitado todas las diócesis del país con experiencias realmente inolvidables.

El nuncio apostólico también fue consultado sobre la situación de los políticos privados de libertad en Venezuela, ya que en agosto de este año, un grupo de diputados entregaron al Papa Francisco en el Vaticano, un borrador de ley de amnistía; Mons. Aldo Giordano evitó referirse al tema directamente y reafirmó su compromiso como instrumento de dialogo y reconciliación en el país. 

¿Cómo ve el Papa Francisco la realidad de Venezuela?

El Santo Padre reza mucho por Venezuela y participa de las lágrimas y esperanza de este pueblo, al que ama profundamente, por ello sigue muy de cerca la situación, gracias a la colaboración de su Secretario de Estado, el Cardenal Pietro Parolín.

De plantearse nuevamente una ocasión para el diálogo ¿cuál sería la participación de la Iglesia?

Muchas personas trabajan para que después del 6 de diciembre los diferentes actores políticos, de la economía y de la sociedad civil, puedan sentarse en la misma mesa para afrontar principalmente la problemática económica que toca seriamente la vida de la familia, y la cuestión de la seguridad. En este sentido, Venezuela no se merece las miles de víctimas, especialmente jóvenes, que cada año derraman su sangre en nuestras calles. El pueblo de Venezuela ama la vida y está triste por el miedo que reina y lo obliga a encerrarse en sus casas. En este tema también la Iglesia tiene una tarea y una responsabilidad.

Mons. Aldo Giordano y Rixio Portillo - Foto Prensa UNICA
Mons. Aldo Giordano y Rixio Portillo – Foto Prensa UNICA

El otro tema a abordar es su visión sobre la Iglesia en Venezuela, ¿Qué le ha sorprendido, y cuáles cree que son los mayores retos y desafíos de la Iglesia en el país?

La Iglesia en Venezuela está viva, y a la vista es evidente la religiosidad de la gente, como por ejemplo, su amor extraordinario por la Virgen María, y el entusiasmo de sus jóvenes.

Hace algunos días en la ciudad de Caracas, se vivió la Asamblea Nacional de Pastoral, con motivo del décimo aniversario del Concilio Plenario de Venezuela, en la que participaron todos los obispos con los delegados de todas las diócesis, entre sacerdotes, religiosas y laicos.  La atmósfera era de fuerte esperanza y comunión, aunque los problemas los conocemos todos: hay necesidad de más y santas vocaciones sacerdotales y religiosas, la experiencia religiosa debe ser purificada de desviaciones o de caminos equivocados, y evitar la tentación de una mentalidad secularizada de prescindir de Dios, de allí que sea importante cuidar la catequesis y la formación.

Un hecho significativo es que en tan solo año y medio se hará necesario en Venezuela, al menos 18 obispos, aunque un buen número ya ha sido elegido, pero faltan otros. El Papa Francisco me comentó al respecto:se tiene que encontrar en la tierra los candidatos que Dios ha pensado en el cielo”  .

A nivel social la Iglesia tiene otra gran tarea, proponer un camino más allá de la polarización, beneficiando a los pobres y defendiendo los derechos humanos y la justicia. La Iglesia tiene en particular una misión profética, mantener viva la esperanza de los venezolanos.

Se ha comentado a principio de este año la posibilidad de un visita del Papa Francisco a Venezuela, ¿el nuncio apostólico ve factible dicha visita?

En todos los rincones de Venezuela la gente, especialmente los jóvenes, me piden que le diga al Santo Padre que venga al país. Una visita del Papa Francisco a Venezuela es posible, sin embargo aún no está programada, pues es necesaria una invitación formal del gobierno y de la Conferencia Episcopal Venezolana, y debe evaluarse cuál es el momento más favorable y útil, pero lo puedo afirmar, es cierto, el Papa desea venir a Venezuela.

¿Cómo es ser representante del Papa Francisco, el primero latinoamericano?

Ser representante del Papa Francisco es fácil, él es muy amado por los pueblos de la tierra, entonces esto abre las puertas de sus representantes.

¿Qué comentarios tiene sobre el proceso de reforma de la Curia Romana, más allá de la polémica mediática? ¿cuál es el objetivo en sí del Papa?

El Papa Francisco recién electo en marzo del año 2013 inició enseguida el camino de reforma de la Curia Romana, y específicamente de toda la Iglesia. La reforma es antes que nada la conversión de las personas a lo esencial del evangelio, raíz de la fe cristiana. El Papa ama una Iglesia que viva auténticamente la belleza del evangelio y es misionero de esta buena noticia para toda la humanidad.

Entrevista publicada en la versión impresa del Diario Versión Final – 28 de noviembre 2015

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s