Pobre para los pobres, desafíos de la Iglesia en América

Seminario Iglesia en Salida - Foto Prensa Cáritas Latinoamérica
Seminario Iglesia en Salida – Foto Prensa Cáritas Latinoamérica
Concluyó en la ciudad de Bogotá, en la sede de la Conferencia Episcopal de Colombia el Seminario Latinoamericano y del Caribe, Iglesia en salida, pobre para los pobres, organizado por el Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam) a través del Departamento de Justicia y Solidaridad (Dejusol) conjuntamente con Cáritas Latinoamérica.

El evento que se desarrolló del 25 al 28 de enero de 2016, contó con la participación de más de 15 obispos de todo el continente, más de 100 representantes de los diferentes departamentos de pastoral social y Cáritas de más de 20 países. 

La inauguración contó con la participación del Mons. Ettore Balestrero, nuncio apostólico del Papa Francisco en Colombia, quien en la homilía de apertura comentó la importancia de la conversión pastoral de la Iglesia en salida, con motivo de la fiesta de la Conversión de San Pablo, la cual es una oportunidad para redimensionar la mirada de los cristianos hacia el prójimo.

En este sentido, precisó que la conversión pastoral de la Iglesia solo puede entenderse si todas las estructuras se convierten en misionera, ya que ésta no es una asociación encargada de promover una buena causa sino a Jesucristo, y éste resucitado.

En el desarrollo del Seminario Iglesia en salida, pobre para los pobres, participó también el P. Pablo César Barajas, oficial del Pontificio Consejo de Justicia y Paz, quien disertó en el segundo día del evento, sobre los desafíos latinoamericanos en la Encíclica del Papa Francisco Laudato Si, sobre el cuidado de la casa común.

“El mensaje del Papa no debe ser leído como una reflexión abstracta” afirmó Barajas, pues los problemas ambientales no han sido provocados por los pobres, por lo que se hace necesario revisar el marco jurídico de los países que permiten acciones de las empresas multinacionales que no son permitidas en sus países de origen.

Refiriéndose al texto de la Laudato Si, Barajas comentó que no son dos crisis existentes, una social y otra ecológica, sino una sola problemática integral que exige la reflexión de todos.

La Encíclica Laudato Si ha sido el documento pontificio de mayor impacto en los últimos tiempos, debido a que en su elaboración, el pontífice consultó a más de doscientas organizaciones sociales y científicas incluyendo algunas del ámbito no eclesial, por lo que el mensaje del Papa ha trascendido corrientes sociales, políticas e ideológicas.

“Es urgente el desarrollo de nuevos hábitos que permitan actuar ante la grave crisis cultural y ecológica contemporánea”, afirmó Barajas, ya que los que comparten en mayor grado la responsabilidad de la crisis ecológica deberían producir los mayores cambios en los hábitos de consumo, concluyó.

Una mirada a la realidad

Entre los ponentes también se encontró el Dr. Eduardo Ballón, representante de la Asociación Latinoamericana de Organización y Promoción (ALOP), la cual agrupa a más de 50 ongs de 17 países  con el fin de investigar índices para la incidencia en la promoción y desarrollo de políticas públicas mediante una contribución social para el desarrollo de la sociedad civil y la democracia.

Ballón habló sobre la realidad latinoamericana y caribeña desde una perspectiva estadística para el desarrollo social, en su participación afirmó que  Latinoamérica es el continente de mayor desigualdad en el mundo, en el que lastimosamente se encuentran más de 167 millones de pobres, y en dónde existe un 70% de población vulnerable a esta realidad.

En la última década los altos precios en el mercado y un crecimiento económico e en el ingreso no han significado la consolidación de la convivencia civil en el sistema democrático, pues sólo el 29% considera que los gobiernos de America gobiernan para todo el pueblo y un 22% considera que sus representantes democráticos son transparentes en la administración de los recursos públicos.

De allí que los mayores desafíos en América Latina serian la democracia, el fin de la violencia, la inseguridad, el desempleo, y la corrupción, ante un escenario económico no favorable.

El profesor peruano en su participación precisó que era necesario establecer la igualdad como principio ético y objeto final para el desarrollo de un nuevo paradigma “crecer para igualar e igualar para crecer” con más y mejor democracia, con libre acceso a la información y la incorporación de los pueblos indígenas a través de la educación.

Iluminados por el magisterio del Papa Francisco

En el Seminario Iglesia en Salida, pobre para los pobres, que organizó el Dejusol y Cáritas Latinoamericana, también se disertó sobre la importancia del magisterio del Papa Francisco para el desarrollo de los pueblos de nuestro continente.

Mons. Gustavo Rodríguez, arzobispo de Yucatán en México y Presidente del Dejusol, presentó la ponencia sobre la dimensión social de la evangelización en la Exhortación Apostólica Evangelii Guadium del Papa Francisco.

Aunque el mismo no es un documento que forma parte del corpus de la Doctrina Social de la Iglesia, el cuarto capítulo se refiere directamente a la dimensión social de la evangelización.

Según el mismo Papa Bergoglio, con la Evangelii Gaudium se pretende “indicar caminos para la marcha de la Iglesia en los próximos años”, por lo que la proyección hacia el futuro parte de la comprensión y vivencia de los desafíos pastorales propuestos en la exhortación.

Mons. Rodríguez afirmó que con esta exhortación apostólica el Papa presenta una reflexión para una metodología para la promoción integral de los pobres que supere el asistencialismo a través de la evangelización.

Es así como en el centro de la acción de la Iglesia se encuentra el hombre por lo que la dignidad humana y el bien común están por encima de la tranquilidad de algunos que no quieren renunciar a sus privilegios, comentó Mons. Rodríguez.

El obispo de Yucatán también precisó que el Papa Francisco en la Evangelii Gaudium advierte sobre la tentación a la idolatría del dinero, el cual no debe ser para gobernar sino para servir, pues la corrupción aumenta la exclusión y los excluidos terminan desechados como “sobrantes” en el ámbito social, lo que denomina Bergoglio la cultura del descarte.

Por ello la Iglesia, en su ación debe asumir las angustias y tristezas del pueblo, sin tierra, sin techo, sin pan, pues hasta el kerygma tiene un contenido ineludiblemente social, afirmó el prelado.

También entre los obispos participantes estuvo Mons. José Luis Azuaje, obispo de la Diócesis de Trujillo en Venezuela, y presidente Cáritas Latinoamérica, quien comentó el magisterio del Papa Francisco durante sus viajes al continente, específicamente a Brasil, Bolivia, Ecuador, Paraguay y Cuba, y ante la inminente visita a México.

Por ello comenzó su disertación diciendo que la propuesta de cambio que hace el Papa Francisco es porque principalmente las cosas no andan bien, el sistema “ya no lo aguantan los campesinos, no lo aguantan los trabajadores, no lo aguantan las comunidades, no lo aguantan los pueblos, y tampoco la hermana madre tierra”.

De allí la importancia de asumir el desafío como Iglesia de salir de la indiferencia y ver los rostros y nombres de quienes sufren en nuestros países, asumiendo el compromiso de servir a los pobres desde Jesús “desde el servicio que sirve, evitando el servicio que se sirve”.

Mons. Azuaje afirmó que es necesario hacer del encuentro una cultura y ante la difícil y compleja crisis política y económica en el continente se hace urgente un afecto social enraizado en lo que el mismo Bergoglio denominó la cultura del encuentro, a través del reconocimiento de las diferencias y el dialogo.

En el Seminario Iglesia en salida, pobre para los pobres se dieron cita diferentes expresiones de la pastoral social de las Iglesias particulares de América, desde la pastoral de la infancia, organizaciones que promueven los derechos humanos, la pastoral de la saludo, la pastoral penitenciaria, la pastoral del trabajo y movimientos pro vida y juveniles.

Los participantes en le último día diseñaron en diversas mesas de trabajo el plan pastoral de programas a desarrollar por el Dejusol y finalizaron con una Eucaristía en honor al Beato Óscar Romero, mártir latinoamericano y patrono de los movimientos de promoción social y de la caridad en América Latina.

El reto es que desde los referentes de cada país, los programas de pastoral social puedan convertirse en el rostro de la caridad y de la misericordia en un pueblo que sufre, según palabras de Mons. Juan Jímenez, secretario general del Celam, al inicio del evento.

Rixio G Portillo
@Rixiogpr

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s