El rito del Mandamiento Nuevo

Papa Francisco en rito del Lavatorio de los Píes 2015

Rixio G Portillo
@Rixiogpr

Durante la celebración del Triduo Pascual en los días centrales de la Semana Santa la liturgia propone el rito del lavatorio de los píes, a ejemplo de lo enseñado por el mismo Jesús en el evangelio de (Juan 12 y 13) y que la tradición de la Iglesia ha recogido en un gesto simbólico que se repite anualmente el Jueves Santo en la Misa de la Cena del Señor.

La primera referencia del gesto realizado por Jesús es relacionado por los exégetas como una de las partes en el Seder Pascual, en el que el más pequeño de la casa, posterior a la primera copa de la santificación y como gesto de purificación lavaba las manos de los comensales, o estos se las lavaban entre sí, quizás las mismas palabras de Pedro en el relato del evangelio que se lee durante la liturgia de la Palabra, concuerdan con esta interpretación. 

Sin embargo, en la Iglesia el gesto del lavatorio de los píes era celebrado antes de la celebración de la misa del Jueves Santo, en los primeros tiempos inclusive llegó a formar parte de los ritos propios de la iniciación cristiana, en el que los catecúmenos que serían bautizados en la noche de la pascua, eran recibidos con el rito del lavatorio y posterior recibían una absolución penitencial por parte del obispo.

Pero el tiempo fue reduciendo esta práctica y para antes de la edad media solo el gesto era realizado en algunos monasterios masculinos y femeninos, sin embargo la praxis había quedado en total desuso y aunque hay registros bibliográficos que datan del 694 del Concilio de Toledo, que invitaban a realizarlo, no era muy habitual.

En una referencia más contemporánea en el Misal de San Pío V de 1570, posterior al Concilio de Trento, el rito del “Mandamiento”, aparecía fuera de la misa y con la participación única de los clérigos, de tal manera que no era ni un acto público ni podían participar los laicos.

Ya más recientemente, fue el Papa Pío XII en la reforma que hizo de todo el Triduo Pascual en 1955 que retomó el sentido originario de la Vigilia Pascual en la noche del sábado, introdujo el rito del lavatorio de los pies o del “Mandatum”, a la celebración del Jueves Santo, en la Misa de la Cena del Señor, pero con la salvedad que sería con la participación de doce varones.

En este punto, es importante precisar, que el gesto nunca tuvo un carácter sacerdotal, y en el momento histórico que tuvo relación sacramental fue con el bautizo, sin embargo, el contexto del gesto realizado por Jesús, es en su última cena, en el momento preciso en el que instaura el ministerio sacerdotal, y el mandato de la caridad.

Fue el Papa Pablo VI como parte de la reforma del Concilio Vaticano II en 1970, quien derogó la obligación de que fuesen doce pero continuó con la tradición de que necesariamente tendrían que ser varones, en este sentido, el rito fue incluido dentro de la Misa In Coena Domini del Jueves Santo, de manera opcional, y no como un sacramental alitúrgico, fuera de la misa, como estaba concebido antes y durante la edad media.

Juan Pablo II y Benedicto XVI, continuaron con la tradición de Pablo VI de celebrar la celebración del rito del lavatorio de los píes, en algunos momentos en la misma Basílica de San Pedro, y en situaciones comunes en la Basílica de San Juan de Letrán, catedral del obispo de Roma, a varones, que podrían ser, niños jóvenes, laicos o sacerdotes.

Sin embargo, los cambios en la era de Francisco no se han hecho esperar, si bien es cierto que la liturgia no es una de las prioridades en el pontificado de Bergoglio, el único cambio expreso que ha ejecutado por los momentos, es la posibilidad de incorporar mujeres al rito del lavatorio de los píes el Jueves Santo, a pesar, de que en la misma Semana Santa del año 2013 incluía mujeres, lo realizado en la práctica no estaba en la norma hasta el 06 de enero del año 2016.

El Decreto de la Congregación para el Culto Divino, que preside el tradicional Card.Robert Sarah,  comienza indicando la introducción del rito del Mandatum dentro de la Misa In Coena Domini por mandato de Pío XII en 1955, e inclusive ilustra que dicho nombre deriva de las antífonas que propone los textos de la misa para ese momento, por lo que se asumió el mismo nombre y establece los cambios en el Misal Romano, mencionando el cambio en la rúbrica: “Los que han sido designados de entre el pueblo de Dios”, sin especificar genero, y la modificación en el en Caeremoniale Episcoporum, en los asientos destinados para ocupar los designados.

Más allá de la diatriba, la Iglesia ha mantenido el gesto del lavatorio de los píes o Mandatum en la Misa de la Cena del Señor, no es un sacramento, sino un sacramental, y aunque sea el día por excelencia del ministerio sacerdotal, el rito según el mismo Papa Francisco, tiene un carácter fraterno y pastoral, en disposición de servir, a ejemplo de Jesús.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s