De Venezuela: Lo que el Papa calla lo dice L’Osservatore Romano 

Osservatore Romano – Fuente: Periodista Digital

Rixio G Portillo @Rixiogpr.- Después de la sesión de la Asamblea de la Organización de Estados Americanos (OEA) del lunes 03 de abril de 2017, en la que una veintena de países miembros determinaron la ruptura del hilo constitucional del gobierno de Nicolás Maduro, en Venezuela, el representante de El Salvador ha salvado su voto y ha invocado que el Papa Francisco intervenga en el conflicto a través del diálogo.

El diálogo en Venezuela en el que la Santa Sede sirvió de facilitador a finales del año 2016 ha fracasado sin los resultados esperados, y según el mismo presidente del episcopado venezolano, monseñor Diego Padrón, el culpable fue el gobierno que no cumplió con los acuerdos.

Sin embargo, en este nuevo escenario el Papa Francisco no ha tenido oportunidad de mencionar abiertamente el tema, únicamente durante el rezo del Ángelus del domingo 02 de abril de 2017 ha mencionado la complejidad del escenario en Venezuela y Paraguay:

“Sigo con viva atención los acontecimiento en Venezuela y Paraguay, rezando por aquellos pueblos tan queridos, e invito a todos a perseverar sin cansarse, evitando toda violencia en la búsqueda de soluciones políticas”.  Pero curiosamente no menciona la tan devaluada palabra “diálogo”.

Pero lo que Bergoglio calla sobre Venezuela lo dice su periódico, L’Osservatore Romano, quien ha seguido durante toda la semana la crisis en el país, describiendo el complejo escenario para sus lectores internacionales.

El martes 4 de abril el vespertino de la Santa Sede describía la situación post sesión de la OEA y citaba las declaraciones del cardenal Urosa, arzobispo de Caracas: “Me sigue preocupando la situación de emergencia de la economía en el país”, precisando que la mayor crisis en Venezuela es la humanitaria, por la falta de alimentos y medicinas, la nota era titulada: “Alta tensión en Caracas”. 

Al día siguiente el periódico de la Santa Sede recoge la respuesta de Maduro a la resolución en la OEA, tildándola de: “insulsa e ineficaz”, señalando que el ente interamericano pidió restaurar el orden constitucional después de la decisión del Tribuna Supremo de Justicia con la que se eliminaba las funciones legislativa de la Asamblea Nacional y bloqueaba la inmunidad a sus parlamentarios, en su mayoría opositores.

El jueves 06 de abril la prensa internacional reseñó el duro comentario con que L’Osservatore Romano describía la situación en Caracas: “Venezuela en el abismo” fue el titular de primera página, en el que se afirmaba que la policía intentaba impedir la manifestación de los opositores y el ingreso a la Asamblea Nacional, los cuales fueron enfrentados con un “grupo pro gobierno que abrió fuego”.

El texto también señala la parcialidad del máximo tribunal del país, indicando que es cercano al chavismo, por la forma express en la que fueron elegidos sus miembros en diciembre del año 2015.

En el último párrafo reitera los hechos violentos señalando que los manifestantes opositores fueron sorprendidos por “grupos paramilitares ligados al gobierno, que habría abierto fuego contra la marcha”. 

El viernes 07 de abril L’Osservatore Romano tituló “No se detiene en Venezuela el choque institucional”, precisando nuevamente el enfrentamiento por grupos paramilitares pro gobierno y comentando que el comunicado del Tribunal Supremo de Justicia en el que se señala que la Asamblea Nacional se encuentra en desacato y por ende no dispone de la facultad para remover magistrados “era predecible”.

En términos políticos resaltan algunas palabras claves, los grupos para militares pro gobierno en enfrentamiento con opositores, la corte de justicia cercana al chavismo y la violencia desbordada en un conflicto que no parece tener fin a corto plazo.

Por lo que difícilmente el Papa pueda intervenir nuevamente, a pesar de que El Salvador, lanzó nuevamente la invitación en la OEA.

En una reciente entrevista monseñor Padrón ha señalado que para que haya nuevamente un dialogo es necesario que se reconozcan los cuatros puntos solicitados por el cardenal Parolín en una comunicación “secreta” al gobierno de Maduro: la ayuda humanitaria, un cronograma electoral, el reconocimiento a la Asamblea Nacional y la liberación de los presos políticos.

De la que aún no se conoce oficialmente respuesta, pero de la que se comenta el tono “injerencista” del que fue acusado el Secretario de Estado, por lo que se deja entrever que la Santa Sede no intervendrá nuevamente en el conflicto Venezuela.


PD/: Posterior a la publicación de este post, el domingo 08 de abril L’Osservatore Romano publicó otra noticia sobre Venezuela, titulada: “Capriles excluido de la política venezolana”. 

Anuncios

Un comentario

  1. […] de que el Papa estaba mal informado.    Sin embargo, según también se ha recogido en este blog la cobertura directa de L’Osservatore Romano al caso Venezuela, por lo que difícilmente pueda creerse que el Papa no sepa lo que ocurre en realidad.    De […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s