La diplomacia del Vaticano no es infalible

Foto: Galleria delle carte geografiche – Musei Vaticani

Rixio G Portillo – @Rixiogpr.- Después del comentario del Papa Francisco en el vuelo de regreso desde Egipto a Roma sobre la situación de Venezuela y una posible mediación en el país, lo cual desató un sin fin de reacciones sobre lo que faltó, lo que dijo, y lo que no debió decir el pontífice, han habido varios intentos para esclarecer el asunto.

Para muestra de ello es que horas después en el rezo del Regina Coeli en la de Plaza San Pedro, el Papa tuvo que mencionar la reiterada violación de los Derechos Humanos en Venezuela y la desbordada violencia por parte del aparato represor del gobierno.

Pero la primera impresión siempre queda, y el mal sabor de boca con las primeras declaraciones del Papa seguían allí, inclusive en sectores mismos de la Iglesia, quiénes solo justificaban con que Francisco no estaba bien informado.

Por el otro lado estaban los que re interpretaron al Papa y comenzaron a explicar nuevamente lo que quiso decir, aspecto curioso, porque una de las mayores cualidades del Papa Francisco es la libertad y agilidad para comunicarse y hacerse entender.

Al respecto, la Arquidiócesis de Caracas emitió un comunicado en el que deploraba la reacción injusta contra las declaraciones del pontífice, “declaraciones espontáneas, luego de un viaje agotador (…) emitidas en un ambiente informal, que antes de ser condenadas deben analizarse cuidadosamente. Y leerse en un contexto más amplío”. Se lee en el comunicado.

Por su parte el profesor venezolano residenciado en Boston, Rafael Luciani publicó un comentario en el portal Aleteia titulado ¿Qué piensa realmente el Papa Francisco sobre Venezuela? respondiendo a la “la falsa idea de un Papa que representa a la izquierda y unos obispos que defienden a la derecha”.

Resalta en el comentario del profesor cuando señala que el gobierno de Maduro respondió a la comunicación del Secretario de Estado, en diciembre del año pasado, con una serie de “insultos” ante las condiciones, que casualmente solicitó el Papa el 29 de abril en el vuelo, para un posible nuevo diálogo.

Las condiciones, descritas en la Carta de Parolín fueron: “elecciones, restitución de la Asamblea, apertura del canal humanitario y liberación de los presos políticos”, según Luciani.

También se publicó una entrevista al cardenal Porras, que estuvo durante la semana pasada en Roma, en la que el purpurado señaló haberse reunido durante una hora  con el Papa Francisco y haber hablado abiertamente sobre Venezuela:

“Hablé con el Papa por más de una hora, fue muy interesante. No se sabe si el Vaticano intermediará nuevamente: en la condición actual es casi imposible, porque el gobierno no quiere encontrar ninguna vía nueva. La carta que el cardenal Parolín envió el 15 de diciembre pasado es el punto clave para poder hablar de diálogo”. precisó el cardenal Porras.

De tal manera que la hipótesis de que el Papa está mal informado se cae por su propio peso, así como que necesite intérpretes para descifrar qué fue lo que dijo, o lo que quiso decir.

Pero a pesar de eso, el malestar continuaba, y el Papa tuvo que enviar una carta, seis días después de sus declaraciones a los obispos de la Conferencia Episcopal de Venezuela, como parte de su solidaridad ante la difícil situación.  De la misiva del Papa resaltan también algunos aspectos:

“Estoy persuadido de que los graves problemas de Venezuela se pueden solucionar si hay voluntad de establecer puentes, de dialogar seriamente y de cumplir con los acuerdos alcanzados” precisa el Papa.

Pero ¿cuáles? si el diálogo no funcionó porque los acuerdos no eran cumplidos: “No resultó porque las propuestas no eran aceptadas, o se diluían, o era un «sí, sí» pero «no, no”.  

Las reacciones a la carta del Papa no se hicieron esperar y minutos después monseñor Ovidio Pérez Morales publicaba en su cuenta twiter:

Y monseñor Ubaldo Santana:

De allí que como se mencionó en un comentario publicado en este blog el pasado mes de diciembre se agotan las maniobras del Vaticano en el caso Venezuela, y muchos consideran que el mejor trabajo que pueden hacerse desde la Santa Sede es seguir denunciando la violencia contra el pueblo que protesta y la situación extrema en términos humanitarios por la falta de alimentos y medicinas.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s