Ladaria, un nombramiento cortés

Rixio G Portillo / @Rixiogpr .- No previsto, ni anunciado el Papa Francisco ha decidido no renovar un nuevo quinquenio al prefecto de la Congregación para la Doctrina de Fe, el alemán Gerhard Müller, llamado a suceder al cardenal Levada en 2012 por el Papa Benedicto XVI.

Papa Francisco y el cardenal Muller – Fuente: Periodista Digital

Las razones del cambio podrían ser muchas, la justificación cortés que ha escogido el Papa es el cierre del quinquenio en su servicio a la Curia, según la norma no cumplida en la mayoría de los cargos en el pontificado de Francisco.

Con este nombramiento continúan las designaciones trascendentes que ha realizado el Papa para la reforma de la Curia Romana, en octubre del 2013 un nuevo Secretario de Estado, el nuncio en Venezuela, Pietro Parolín, sucedió al polémico Bertone, quien mantuvo el cargo de Camarlengo hasta superar los 80 años.

Días antes había sido el cambio en la Congregación para el Clero con el traslado a la Penitenciaria Apostólica a Mauro Piacenza, y la sucesión de Beniamino Stella en un dicasterio que estrenaba la función de los seminarios.

El cambio en la Disciplina de los Sacramentos no fue por las mismas razones anteriores, en ese caso el mismo cardenal Cañizalez LLovera sería ser trasladado a una sede, nunca estuvo del todo cómodo con el trabajo curial, y ante la eliminación de Cor Unum, el elegido fue el cardenal Robert Sarah.

Los otros cambios en la curia fueron la unificación de varios pontificios consejos en nuevas estructuras,  el Dicasterio para Laicos, Familia y Vida, con la removida del polaco Stanislaw Rylko y la designación de Kevin Farrell en estrenar dicho encargo y  la creación del Dicasterio para el Desarrollo Humano, Integral y Solidario, aunque el cardenal Turkson se mantuvo al frente.

Sumando además las secretarías para la Economía, y para la Comunicación, la primera presidida por el cardenal Pell, que se encuentra apartado de sus funciones para hacer frente a las denuncias en su país por encubrir abuso de menores, y en el segundo que se esperó el limite de edad del arzobispo Celli y se designó al sacerdote Viganó, quien no ha sido elevado a obispo, por los momentos.

Pero Doctrina de Fe parecía que permanecería igual, y muestra de ello fue la inclusión del cardenal Müller en el primer consistorio de cardenales del Papa Francisco en el año 2014, aunque fue posterior que comenzaron los roces.

Si bien es cierto, es normal que haya discrepancias entre el Papa y su prefecto de Fe, muestra de ello son los diversos escenarios entre el cardenal Ottaviani y Juan XXIII, durante el corto pontíficado, en el que no era un prefecto sino un secretario, el nombre del cargo fue modificado con la reforma de la Curia de Pablo VI.

También el mismo Ratzinger discrepó de Juan Pablo II por algunos actos públicos, como lo fue el encuentro de Asís, según el testimonio del secretario del pontífice y del mismo cardenal alemán que después ocuparía la sede petrina.

De allí que el cambio de Müller con solo 69 años puede sonar sorpresivo, pero comprensible, los ruidos se acrecentaron cuando Marie Collins renunció a la comisión de tutela y protección de menores contra abusos de sacerdotes, porque no se era los suficientemente dirigente, inclusive horas antes del cambio cuestionó en su cuenta Twitter que era inaceptable que solo hubiesen 10 personas para atender las ciento de denuncias que llegaban al Vaticano, en esa materia.

El otro capítulo de la historia puede ser los comentarios e interpretaciones sobre la exhortación Amoris Laetitia, aunque estas siguen estando en el plano de la especulación.

Arzobispo Ladaria y el Papa Francisco – Fuente Periodista Digital

El caso es que la salida elegante del Papa ha sido designar al secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, nuevo prefecto, el arzobispo español Luis Ladaria, profesor de la Universidad Gregoriana de Roma, no tan mediático como Müller, un teólogo del Vaticano II con una doctrina sólida, y lo más interesante, jesuita, siendo así el primer seguidor de Ignacio de Loyola en ostentar el cargo de custodio de la fe en la Iglesia, a menos en los últimos cien años.

Por ahora sería el único cardenal de la Compañía de Jesús, cuando se convoque a un nuevo consistorio, y el único jesuita al frente de un dicasterio de la Curia Romana, aunque no el único en el Vaticano, pues también está el arzobispo Cyril Vasil’,  como secretario de la Congregación para las Iglesias Orientales, en el que es prefecto el conciudadano del Papa, Leonardo Sandri.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s