La voz de la Iglesia en el conflicto de Venezuela

Venezolanos en las puertas de la Iglesia – Fuente: https://es.panampost.com/

Rixio G Portillo – @Rixiogpr.- La problemática social venezolana se acrecienta con el pasar del tiempo, después de noventa días de protestas y la muerte sistemática de más de ochenta venezolanos, según cifras de la Fiscalía General de la República solo evidencia el recrudecimiento de la crisis y lo lejos de una posible solución.

El Papa Francisco recientemente con la cercanía de la fiesta de la independencia ha hecho un llamado para encontrar una solución pacífica y democrática que ponga fin a la violencia desbordada en el país.

Sin embargo su voz no ha sido la única, los obispos del país se reúnen del 07 al 12 con motivo de la Asamblea Ordinaria 108, que ya es costumbre se realice a mitad del año, de hecho las dos veces que se reúne el episcopado en el país es en los meses de enero y julio, cualquier otra fecha prevista es de carácter extraordinario. 

En su discurso inaugural, el presidente de la CEV desde el año 2012, el arzobispo de Cumaná, monseñor Diego Padrón reiteró lo comentado frente al Papa Francisco en su audiencia del 08 de junio en el Vaticano, subiendo el tono al discurso denominado el gobierno como una dictadura.

“La Asamblea Nacional Constituyente prevista para fines del próximo mes de Julio, será impuesta por la fuerza y sus resultados serán la constitucionalización de una dictadura militar, socialista, marxista y comunista” refirió el  obispo.

¿El plebiscito en las Iglesias?

El otro tema en discusión es el uso de los templos para el plebiscito que ha convocado la Asamblea Nacional de Venezuela para el 16 de julio, inclusive muchos voceros de oposición insistieron en utilizar las instalaciones eclesiales.

Al respecto la primera voz que se escuchó fue la de monseñor Mario Moronta, obispo de San Cristóbal, con un comunicado público del 4 de julio, en el que prohibía la realización de la mencionada consulta popular en las instalaciones de las parroquias:

Se lee en el comunicado: “Queremos dejar bien claro que esa actividad es de carácter eminentemente político-partidista. Sus responsables pueden realizarla si lo desean en ámbitos públicos abiertos, pero no en templos, capillas, lugares de culto, ni en sus atrios, ni en sus cercanías, ni frente a ellos. Pedimos el debido respeto a toda la feligresía. Tampoco podrán emplearse instalaciones de carácter eclesial para ello, ni para realizar la actividad ni para guardar material de la misma”.

Efectivamente el Código de Derecho Canónico en los cánones 1210 y 1222 describe que uso de los lugares sagrados como las iglesias y templos, deben ser solo para el ejercicio del culto, la piedad y la religión, y prohibe cualquier otro uso que no esté en consonancia con la santidad del pueblo de Dios.

Pero dicho comunicado no bastó, cuatro días después la Diócesis de San Cristóbal emitía otro comunicado en el que se pedía una lectura inteligente del primer documento emitido:

Refiere el comunicado en el numeral 4: “Una lectura inteligente y sería del aviso de la Diócesis del pasado 4 de julio permite entender que no hay ninguna postura en contra de la iniciativa ciudadana propuesta para el 16 de julio y que ha sido denominada “plebiscito”. Se ha pedido que no se haga en los templos e instalaciones de la Iglesia. Ese día es domingo y habrá celebraciones donde participarán fieles católicos sin distingos de opiniones y posturas políticas”.

Por el mismo Derecho Canónico cada circunscripción eclesial es autónoma en la forma de gestionar las funciones pastorales y monseñor Padrón en declaraciones a la prensa ha insistido que no será posible el uso de las iglesias y templos para el plebiscito, pero si la posibilidad de las instalaciones parroquiales, al menos, en Cumaná podría hacerse.

“No es hora de disfraces y mistificaciones religiosas” 

Otras de las voces escuchadas recientemente fueron del sacerdote jesuita Luis Ugalde, si bien es cierto no forma parte del episcopado, es una de las opiniones más seguidas dentro y fuera de la iglesia.

En un artículo publicado el 6 de julio menciona varios aspectos trascendentes que marcan definitivamente la posición de la iglesia en el conflicto venezolano, describiendo con una reflexión las condiciones para reconciliación en el país desde la realidad y la justicia necesaria.

Primero hace una condena a la violencia y más cuando esta es justificada por ideales políticos religiosos que desfiguran la verdadera esencia de la política: “Es criminal invocar el nombre de Dios o la “reconciliación” para desde el poder seguir matando, con las armas y con las políticas económicas y sociales que quitan el alimento, la salud y la libertad”

Luego menciona la razón que le mueve a levantar su voz en medio del conflicto:

“La encrucijada entre el amor y el odio en la conciencia y el corazón de los venezolanos tiene que ver con la política, la banca, la producción, la educación…Que no nos venga algún clérigo vendido al régimen-poder a exigir obispos ciegos y mudos, que “no se meten en política”.

No es hora de disfraces, ni de mistificaciones religiosas para evadir la realidad y bendecir el crimen, la exclusión y la inhumanidad. Hambre, sed, cárcel, asesinato, exilio, exigen respuesta política en esta encrucijada entre la vida y la muerte nacional”.

Muchos podrían ser los destinatarios de las fuertes palabras que refiere el P. Ugalde en su comentario, y muestra de ellos es que dentro de la misma compañía de Jesús las posturas son tan diversas como lo refería José Morales, sacerdote jesuita al participar en la Congregación General en el que fue electo el venezolano Arturo Sosa.

Un ejemplo de esta diferencias existente entre los jesuitas son los que apoyaban el gobierno de izquierda de Venezuela en tiempos de Chávez, como es el caso del P. Miguel Matos quien con un artículo publicado el día después del de Ugalde anunciaba las razones de su “distanciamiento con el proyecto bolivariano”.

Falta esperar la respuesta de la Asamblea de la CEV de este mes de julio, que mientras se publica este post se está escribiendo y discutiendo en el seno del episcopado ante los días cruciales de la crisis en Venezuela.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s