Lo que dijo Viganò ¿verdad o mentira? 

Rixio G Portillo / @Rixiogpr.- Totalmente premeditado, el vaticanista Aldo Valli ha escrito en su blog que el Testimonio del ex nuncio apostólico en Estados Unidos, Carlo Maria Viganó, había sido planificado para publicarse en medio del viaje del Papa Francisco a Irlanda.

MacCarrick y Viganó en una Eucaristía en mayo 2013 – Fuente: The Catholic University of America

Entre el 25 y el 26 de agosto, en horas de la madrugada en Europa, varios portales de internet se hicieron eco del documento publicado por Viganó, en el que asegura que el Papa Francisco conocía desde el año 2013 el comportamiento del cardenal McCarrick, acusado de abuso sexual a menores y suspendido de manera cautelar en junio de 2018 al conocerse un informe desarrollado por la Arquidiócesis de Nueva York.

La vertiginosa carrera del cardenal MacCarrick ya fue señalada en un antiguo post de este Blog y varios datos concuerdan con los del ex nuncio en su testimonio.

El informe de Viganó esta lleno de nombres y referencias, muy descriptivo en algunas partes pero en otras con elementos no del todo claros, y solo la Santa Sede es quien podrá resolverlo. 

El Papa Francisco en el vuelo de regreso comentó el tema, indicando:

“Leí hoy en la mañana ese comunicado de Viganò. Digo sinceramente esto: léanlo ustedes atentamente y saquen sus conclusiones personales. No voy a decir ni una palabra sobre esto. Creo que el documento habla por sí solo. Ustedes tienen la capacidad periodística suficiente para sacar conclusiones, con su madurez profesional”. 

¿Quién es Carlo Maria Viganò?

Es un sacerdote italiano de 77 años que ingresó al servicio diplomático de la Santa Sede, tras haber cursado estudios en la Pontificia Academia Eclesiástica en 1971. 

Fue nuncio apostólico en Nigeria desde 1992 a 1998, llamado a la Secretaría de Estado para ocupar el cargo de Delegado de las Representaciones Pontificias hasta 2009, en ese momento trabajó directamente con los secretarios de estados, Angelo Sodano (hasta 2006) y  Tarcisio Bertone (2009 – 212). 

También ocupó desde el 30 de diciembre de 2009 el cargo de representante del Governatorato de la Ciudad del Vaticano, el segundo al mando, y miembro por un mes de la Oficina del Trabajo de la Sede Apostólica (ULSA), ambas designaciones emanadas por el cardenal Tarcisio Bertone; en noviembre de ése último año es enviado a la nunciatura apostólica de Estados Unidos, en la cual estuvo hasta su retiro en 2016.

Viganò es conocido por la prensa cuando en 2011 filtró una carta en la televisión italiana dirigida a Benedicto XVI en la que ventilaba su inconformidad con el cambio a Estados Unidos, el cual sentía como una “condena a su obrar y una penitencia”. 

En la misiva enviada a Ratzinger, Viganó señala haberse enterado del cambio por el Blog del vaticanista Andrea Tornielli, rechazando la causa de su nuevo destino: “haber creado un clima negativo en el Governatorato, haciendo siempre difícil las relaciones entre la Secretaría General y los responsables de las oficinas”, señalaba el texto

Viganó le pidió al Papa Benedicto reconsiderar la decisión y modificar el destino: “me angustia el hecho que, debo hacerme cargo personalmente de un hermano sacerdote muy anciano”; posteriormente se conoció que los hermanos no se hablaban desde el año 2009 por diferencias en la herencia y la distribución del patrimonio familiar. 

El episodio de la filtración de la carta de Viganó a los medios provocó la respuesta y explicación de Federico Lombardi, antiguo director de la Sala de Prensa, fueron los primeros indicios de la guerra contra Benedicto XVI, denominada Vatileaks. 

El informe Viganó del 2018

Un extenso texto de once páginas y más de sesenta nombres, Viganó reitera que el Papa Francisco conocía la conducta de McCarrick porque el domingo 23 de junio de 2013 se las comunicó personalmente:

“Entonces, el Papa me preguntó con tono muy cordial: “¿Cómo es el cardenal McCarrick?”. Le respondí con total franqueza y, si lo desean, con mucha ingenuidad: “Santo Padre, no sé si usted conoce al cardenal McCarrick, pero si le pregunta a la Congregación para los Obispos, hay un dossier así de grande sobre él. Ha corrompido a generaciones de seminaristas y sacerdotes, y el Papa Benedicto le ha impuesto retirarse a una vida de oración y penitencia”, dice Viganó en su informe. 

Los primeros nombres señalados sobre McCarrick son Gabriel Montalvo y Pietro Sambi, los predecesores de Viganó en la nunciatura de Washington, ambos fallecidos, por lo que no pueden confirmar lo comentado.

Luego aparece el padre Boniface Ramsey, O.P., sacerdote de la Arquidiócesis de Nueva York, quien en el año 2000 había escrito una carta al nuncio Gabriel Montalvo sobre el comportamiento de McCarrick. 

El padre Boniface Ramsey, O.P., es párroco de la Iglesia San José en Nueva York y estuvo en el seminario de Newark hasta 1996, lo dicho por Viganó es que Ramsey aseguró que McCarrick compartía su cama con seminaristas en una casa en la playa. 

La carta de Ramsey es cierta, el mismo sacerdote lo confirmó, así como también el arzobispo de Boston, Sean Patrick O´Malley en una publicación del Catholic New York.

“Algunas de estas historias no se me presentaron como rumores, sino que me las dijeron personas directamente involucradas” asegura Ramsey. 

“Estaba enojado”, dijo el padre Ramsey a Catholic News Service; lo “enojó” ver que el cardenal McCarrick, después de “esta larga historia que mucha gente conocía, podía continuar mostrando su rostro” se lee en el reporte publicado cinco días antes del informe Viganó.

Dicha versión coincide con la del ex nuncio, si hubo una carta contra McCarrick en el año 2000 en le Vaticano, aunque el mismo Ramsey precisa que no por abuso de menores, que no le constaba ningún acto de ese tipo, sino por lo incorrecto que el arzobispo compartiera su cama, en una casa en la playa con seminaristas. 

El siguiente nombre que menciona Viganó es el de Gregory Littleton, el cual fue un sacerdote llevado al estado laical por denuncias de abuso sexual contra menores, pero no solo como victimario sino como víctima de McCarrick, en su tiempo de arzobispo de Newark. 

Según el reporte de la Base de Datos de Sacerdotes Católicos Acusados de Abuso Sexual en Estados Unidos, Littleton aparece como acusado, pero no se precisa sentencia a nivel judicial. 

Los siguientes nombres están involucrados directamente con la Curia Romana, la Secretaría de Estado y cardenales promovidos en Estados Unidos en tiempos del pontficado de Francisco o sus cercanos colaboradores.

“El Papa Benedicto impuso a McCarrick dichas sanciones canónicas, que le fueron comunicadas por el Nuncio Apostólico en los Estados Unidos, Pietro Sambi” precisa Viganó, pero no menciona cuándo ni cómo, solo admite que fueron comunicadas.

De allí surge la interrogante ¿por qué Benedicto XVI no hizo cumplir esas sanciones? Inclusive ya siendo un arzobispo emérito desde 2006. 

Viganó se reunió con el Papa Francisco el 23 de junio de 2013 pero el sacerdote jesuita Mat Mallone mostró que el ex nuncio en Estados Unidos, solo un mes antes de hablar con Bergoglio, el 13 de mayo de 2013, participó en la celebración de la Universidad Católica en Washington con una Eucaristía en la que concelebró, y puede verse a Viganó y McCarrick sentados juntos durante la misa.

¿Sabiendo que McCarrick estaba sancionado, Viganó no rechazó el estar en la misma misa que el purpurado?

Entre los nombres mencionados está el cardenal Giovanni Battista Re, prefecto de la Congregación para los Obispos, el cual tendría un informe negativo sobre McCarrick, y que habría sido entregado al cardenal Ouelett, por lo que es imposible periodísticamente saber si ese información es cierta. 

Jean-François Lantheaume – Fuente: https://www.paperblog.fr/

El otro nombre es monseñor Jean-François Lantheaume, quien fuese consejero de la nunciatura en Estados Unidos, pero se apartó del servicio diplomático de la Santa Sede y sirve en una diócesis en Francia, asegura que Viganó dice la verdad”, pero no qué parte de toda la información que suministra es cierta. 

En relación a los Secretarios de Estados, tendrán que ser éstos los que precisen si la información de Viganó es cierta o no, la prensa no puede tener acceso a sus archivos, ni al intercambio epistolar entre el ex nuncio y sus superiores; por ello el mismo presidente de la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos, Daniel DiNardo, ha pedido una investigación sobre las afirmaciones, investigación que solo puede esclarecer la Santa Sede. 

Mientras el episcopado de Estados Unidos se divide a favor y en contra, el obispo de Texas, Joseph E. Strickland, afirma que son creíbles; el obispo de Phoenix, John Charles Wester, no tiene pruebas pero cree que Viganó  dice la verdad; y el señalado obispo Cupich de Chicago, afirma que el nuncio nunca le comunicó alguna irregularidad sobre su designación. 

Para leer en español el texto de Carlo María Viganó.
Para leer las declaraciones del Papa Francisco en italiano.

PUEDE LEER: ¿Medios católicos contra el Papa Francisco?

5 comentarios

  1. […] La primera de las preguntas puede ser resuelta con el testimonio publicado en agosto de 2018 en el que solicitó formalmente la renuncia del Papa Francisco por encubrimiento de abusos sexuales a menores, tanto el pontífice como algunos de sus cercanos colaboradores. El texto fue analizado en este Blog, anteriormente.  […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s