¿Francisco legitimó a Maduro?

Tras polémica por presencia del encargado de negocio de la Santa Sede en el inicio del segundo mandato de Nicolás Maduro, el Vaticano salió al paso justificando su participación en el acto que gran parte de la comunidad internacional considera ilegítimo

Maduro y el Papa Francisco en 2014 – Fuente Twitter Ernesto Villegas

Rixio G Portillo / @Rixiogpr.- El problema de Venezuela para la diplomacia vaticana sigue abierto, cualquier paso que decida dar la Terza Loggia desde el Vaticano es cuestionado.

El 06 de septiembre de 2018 en medio de la Visita Ad Limina de los obispos de Venezuela a Roma, a puerta cerrada, en la Secretaría de Estado, el mismo cardenal Pietro Parolín consultó a los prelados sobre el rol que debía jugar la Santa Sede el 10 de enero siguiente, fecha en la que se juramentaría Maduro para su segundo mandato. 

Los escenarios planteados fueron desde la ausencia del nuncio en el acto, el retiro del embajador, el cierre de la nunciatura o el traslado a otro país, sin embargo la conclusión unánime era que no podría desde el mismo Vaticano lanzarse el “autogol” de cerrar ellos mismos el espacio diplomático. 

Un mes después llegaba a Roma el nuevo sustituto de la Secretaría de Estado, el venezolano Edgar Peña, que según la BBC, era defensor de opositores en Venezuela, aunque el diplomático siempre ha sido cauteloso y prudente al mostrarse en público cuando visita su ciudad natal, Maracaibo.

Por su parte, el nuncio Aldo Giordano no apareció en la Asamblea Ordinaria de Obispos, días antes de la juramentación de Maduro, sus palabras fueron leídas por el encargado de negocio de la nunciatura, monseñor George Koovakod, que también estuvo en la juramentación de Maduro. 

Los obispos de Venezuela fueron informados de la asistencia del enviado papal al encuentro con Maduro, indicando que la Santa Sede mantiene relaciones con los estados y no con los gobiernos, frase que días después fue repetida por el vocero de prensa interino, el periodista Alessandro Gisotti

Los prelados en su comunicado al término de la asamblea ordinaria manifestaron que la elección de Maduro fue ilégitima, por tanto los actos siguientes también “porque carece de sustento democrático en la justicia y en el derecho”. 

Normalmente la Santa Sede no justifica la presencia de sus representantes en esos actos, ni tampoco las relaciones que tiene con los estados. Por lo que tampoco legitima a presidentes cuestionados electoralmente, como es el caso de Maduro.

Históricamente se sabe que el Vaticano no rompe relaciones diplomáticas, aunque las circunstancias internas sean difíciles, inclusive aunque se lleven a cabo políticas adversas a la iglesia, como en el caso cubano en el 58 en el que sacerdotes y obispos fueron expulsados de la isla. Por lo que lo comentado por Guisotti es inusual en términos diplomáticos. 

Fuese Koovakod un diplomático de línea inferior o no, estuvo presente en el acto y Maduro aprovechó la ocasión para hacer ver la presencia del enviado papal, considerándolo valiente.

Los obispos hubiesen preferido que no fuese ningún representante, sin embargo en el seno del episcopado se comprendieron las razones de estado de la decisión.

El panorama venezolano es complejo y los próximos comentarios del Papa Francisco sobre Venezuela serán determinantes en esta nueva etapa de la historia, en el próximo viaje a Latinoamérica se tendrá la respuesta. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s